TELEDETECCIÓN
CATEGORÍA DEL ARTÍCULO | ESCASEZ HÍDRICA

VOLVER A SOLUCIONES

Favorito

No account yet? Register

La agricultura de este siglo se verá enfrentada a grandes desafíos: suplir las demandas alimenticias que irán aumentando con el paso de los años realizando una agricultura intensiva y sustentable, en el contexto del cambio climático. Por ello, uno de los importantes requerimientos en este contexto, es monitorear el crecimiento y estado de los cultivos en variadas localidades y situaciones ambientales.

Un monitoreo en tiempo real es necesario con el fin de poder reaccionar a tiempo a los eventos extremos de acuerdo a las condiciones climáticas cambiantes, minimizando de esta manera el impacto en el sistema alimentario. La teledetección puede convertirse en una importante herramienta que ayude a contribuir a la agricultura de estos tiempos, entregando información periódica de manera local a global, permitiendo de esta forma la caracterización de variables espacio-temporales dentro de un área determinada de una manera no destructiva.

La teledetección se conoce como la adquisición de información de un fenómeno a distancia, sin tener necesidad de estar en contacto con él. Esto involucra el uso de instrumentos o sensores montados en una plataforma, como por ejemplo satélites, aeronaves o vehículos aéreos no tripulados VANT (también conocidos como DRONE), midiendo normalmente la radiación electromagnética que refleja o emite el objeto.

La información disponible dependerá del tipo de instrumento y las propiedades de su plataforma: orbitografía satelital, plan de movimiento de VANT, posición y orientación del sensor de campo, detección activa o pasiva, matriz de detectores y características de lentes ópticas, así como capacidades de almacenamiento.

La información registrada por estos equipos corresponde a imágenes digitales, las cuales pueden relacionarse a parámetros biofísicos o características del desarrollo de los cultivos mediante relaciones establecidas por modelos entre la energía emitida por los cultivos (reflectancia espectral) y estas características.

Dentro de las actividades agrícolas en las que la tecnología de teledetección puede contribuir, se incluye los cálculos de evapotranspiración tanto diaria y continua (ET) y los componentes de evaporación (E) y transpiración (T), útiles para desarrollar estrategias sostenibles de recursos hídricos, a través del cálculo de balances hídricos que permitan estimar las necesidades de agua de riego.

Otras posibilidades que abre esta tecnología incluyen la identificación de cultivos y/o parcelas de regadío y el seguimiento al desarrollo de los cultivos, pudiendo llevarse a cabo un conteo de plantas y supervisión de su crecimiento, medición de clorofila, evaluación del estrés hídrico, detección de plagas y necesidad de aplicación de fertilizantes, fenología y el peritaje de cultivos ante un siniestro.

En Chile, la teledetección ha sido aplicada principalmente en productores de vitivinícolas, los cuales poseen predios que abarcan amplias superficies de terreno. Sin embargo, esta tecnología también ha sido aplicada en otro tipo de frutales.

En el año 2019, INIA Raihuén mediante el programa de extensión de Berries en Maule, realizaron el taller «Monitoreo de cultivos y determinación de requerimientos hídricos a través de imágenes satelitales», donde presentaron diferentes tecnologías aplicables a la producción agrícola, incluyendo el uso de información satelital  para la definición de las necesidades de riego en el cultivo de arándanos. Empresas en nuestro país también se han dedicado al trabajo con herramientas de teledetección próxima para huertos de arándanos.

rmolina@nutrigis.cl
ventas@dwuas.com
info@terranalisis.cl
contacto@agrosat.cl
pablo.norambuena@edafica.cl