SUPLEMENTACIÓN DE FOSFATO MEDIANTE MICROORGANISMOS

VOLVER A SOLUCIONES

Favorito

No account yet? Register

El fósforo es uno de los elementos más importantes para el crecimiento de la planta, después del nitrógeno. Juega un importante rol en la mayoría de los procesos de la plantas, incluyendo la fotosíntesis, la transferencia de energía, biosíntesis macromolecular entre otras. Aunque el fósforo es un elemento abundante en el suelo, es uno de los principales factores limitantes en el crecimiento de las plantas: solo el 0,1% del fósforo disponible existe en una forma soluble disponible para la captación por las raíces.

Debido a la poca disponibilidad del fósforo, la estrategia tradicional para suplir la deficiencia de fósforo corresponde a la aplicación de fertilizantes químicos de fósforo, sin embargo, se estima que la eficiencia de la aplicación de fertilizantes químicos raramente excede el 30%. Además de aumentar los costos en la producción de cultivos, el uso de estos productos también acarrea impactos ambientales incluyendo la contaminación de napas subterráneas o la eutrofización fluvial.

Debido a las complicaciones asociadas al uso de químicos fertilizantes de fosfato, se ha convertido en interés la investigación relacionada con mejorar la eficiencia de fertilización de fosfatos, mejorando la producción de cultivos y reduciendo la contaminación causada por los fosfatos en el suelo. El uso de inóculos biológico o biofertilizantes con actividad para solubilizar el fósforo es una alternativa amigable con el ambiente y una opción al uso de fertilizantes de fosfato químicos.

Este grupo de microorganismos es conocido como microorganismos solubilizadores de fósforo (PSM por sus siglas en inglés), e incluyen a un importante número de bacterias, hongos, actinomicetos y algas capaces de incrementar la biodisponibilidad de fósforo insoluble para el uso de las plantas. Dependiendo de sus características pueden ser capaces de solubilizar formas inorgánicas insolubles minerales del fósforo como las orgánicas.

El uso de formulaciones sólidas y líquidas de los microorganismos para aplicaciones en campo puede presentar importantes dificultades a causa de la baja viabilidad de los microorganismos durante el almacenamiento y la aplicación de campo. Esto ha sido posible de revertir mediante la inmovilización de los microrganismos para poder mejorar el tiempo de vida y la eficacia de campo de este tipo de fertilizantes. La encapsulación con alginato ha sido una de las técnicas más preferidas por los expertos debido a que este material es no toxico para el ambiente, biodegradable y disponible a bajo costo además de permitir la liberación controlada de los microorganismos, contando además con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).