PLAS: PLATAFORMA AGRÍCOLA SATELITAL DE CHILE
CATEGORÍA DEL ARTÍCULO | ECONÓMICAS Y TECNOLÓGICAS

VOLVER A SOLUCIONES

Favorito

No account yet? Register

En el contexto de la agricultura de precisión existe un abanico de soluciones disponibles en el mercado que permiten aumentar la eficiencia económica y de utilización de insumos, entre las que destacan algunas plataformas con fines específicos como lo es el proyecto Plataforma Agrícola Satelital (PLAS) de Chile.

La plataforma está siendo desarrollada por especialistas en climatología, riego y recursos hídricos del Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Universidad de Chile, Universidad de Talca, Universidad de Concepción y la Pontificia Universidad Católica de Chile, junto al apoyo del Consejo Nacional de Innovación para la Desarrollo (CNID) y el co-financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).

PLAS consiste en una plataforma agrícola satelital para la definición de los requerimientos hídricos de los cultivos, generando un mapa dinámico a escala diaria que permite determinar las necesidades de riego en Chile. Esto se puede consultar en línea,  lo que permite analizar el desarrollo de los cultivos y llevar a cabo una estimación de necesidades hídricas.

Una vez terminado su desarrollo, será posible utilizar esta plataforma entre las regiones de Coquimbo y Biobío.

Actualmente, en la región de Coquimbo y con la asesoría del Instituto de Investigaciones Agropecuarias, ya hay agricultores usando un prototipo de la plataforma satelital para calcular las necesidades de riego de sus cultivos.

La información se obtiene de sensores implementados sobre satélites, de modo que se puede conocer, por ejemplo, la cantidad de follaje que cubre el suelo, la absorción solar fotosintética o la temperatura superficial, estudiando así la evolución del desarrollo del cultivo.

Si bien las imágenes satelitales no reemplazan las visitas en terreno, permiten descartar el sesgo producido por el observador o por la dificultad de acceso a ciertos sitios del terreno. De esta forma, son mucho más eficientes y económicas para el análisis del territorio que los estudios convencionales.

 

claudio.balbontin@inia.cl