MONITOREO DE DROSÓFILA DE ALAS MANCHADAS (Drosophila suzukii)
CATEGORÍA DEL ARTÍCULO | PLAGAS

VOLVER A SOLUCIONES

Favorito

No account yet? Register

Drosophila suzukii, se conoce a nivel mundial como una peste económicamente importante en berries y carozos originaria del conteniente asiático.  A partir de las últimas dos décadas, la plaga se hizo presente en América del Norte y Europa, con una rápida expansión y efectos económicos en ambos continentes. En Chile, la especie fue detectada por primera vez en el año 2017 por el SAG y, desde entonces, ha contado con un importante monitoreo por parte de la institución. Para el año 2019, fue finalmente decretada por el organismo la presencia y distribución de este insecto por algunas regiones del sur.

Dos de las principales características que destacan a este insecto de otros dentro de su género son la presencia de manchas oscuras en los bordes de las alas delanteras de los machos y un sistema ovopositor dentado en las hembras. Es este último rasgo el que ha provocado los efectos perjudiciales en los cultivos por los cuales estos insectos son conocidos. Como consecuencia de este órgano, las hembras pueden romper la piel de frutos en maduración y ya maduros depositando los huevos al interior, permitiendo de esta forma el desarrollo larval al interior del tejido frutal. Así, esta especie produce un directo daño a los frutos al provocar colapsos de ellos, promoviendo además que estos puedan ser dañados por patógenos secundarios u otros insectos.

D. suzukii presenta un amplio rango de huéspedes, entre los que se incluye moras, arándanos, cerezas, peras, frambuesas, frutillas,

uvas, así como fruta que se encuentra dañada, caída o partida como por ejemplo manzanas, nísperos o tomates. En Chile, de estos huéspedes conocidos, solo ha sido encontrado presencia de este insecto en cerezos y arándanos, causando problemas en cosechas principalmente en la región de Ñuble. Sin embargo, la invasión de este insecto se encuentra en etapas iniciales y se estima que la plaga se podría establecer en la zona centro y sur del país, debido a las condiciones climáticas templadas con altas precipitaciones y sin estaciones secas, instalándose colonias estables dentro de la región del Biobío.

Frente a este escenario, un paso fundamental es manejar de manera correcta la información de este insecto y difundirla de manera eficiente a los diferentes usuarios. Estrategias adoptadas por países como Estados Unidos, incluyen programas con cartografía de datos sobre la incidencia de plagas en toda la zona de rápido acceso, así como información digital en línea sobre vigilancia y gestión. En Chile, se han comenzado a instalar este tipo de redes como la plataforma DROSOALERT y Drosu, las cuales siguen esta línea buscando apoyar las labores de vigilancia frente a esta nueva especie y contribuir a la toma de decisiones. Así, estas redes de información en conjunto con la correcta difusión de la información que se vaya generando respecto a las características, biología, fenología, distribución y manejo de este insecto en el país, permitirá definir una mejor estrategia para controlar esta plaga.