MALLAS DE SOMBRA
CATEGORÍA DEL ARTÍCULO | ALTAS TEMPERATURAS Y/O RADIACIÓN SOLAR

VOLVER A SOLUCIONES

Favorito

No account yet? Register

El uso de las mallas sombra o también llamadas fotoselectivas, es una técnica que se ha masificado en el último tiempo en el país para evitar pérdidas por golpes de sol.

Las mallas raschel reducen la cantidad de luz que llega a las plantas además de generar una reducción de la radiación de entre un 20 a un 30%, siendo aceptable para el caso del arándano una reducción  máxima de entre un 15 a un 20%.

Sin embargo, la particularidad de las mallas fotoselectivas es que manipulan espectralmente la luz, aumentando la eficiencia del uso de la radiación al dispersarla bajo la sombra. Para lograr esto, las mallas son diseñadas con diferentes porcentajes de sombreamiento y colores, lo que filtra de manera selectiva ciertos espectros de la radiación solar directa. Esto permite reducir el daño por sol entre un 10 – 20 %.

Al presentar diferentes colores contribuyen a la filtración selectiva de la luz, promoviendo  ciertas respuestas fisiológicas deseadas. Por ejemplo, para arándanos es de sumo interés la modificación de la fecha de maduración, pudiendo retrasarse o adelantarse dependiendo del color de malla a utilizar.

Dado que las mallas están compuestas por agujeros, además de los hilos fotoselectivos translúcidos de plástico, logran crear mezclas de luz natural no modificada, lo que beneficia enormemente a la planta sin interferir en sus procesos fotosintéticos.

Según algunos estudios, el uso de mallas de colores provoca cambios significativos en las plantas, siendo los tratamientos blanco 50%, gris 35% y rojo 50% los que incrementan el rendimiento de los cultivos al aumentar el número de frutos presentes en las plantas. En comparación con las mallas de colores, las mallas negras produjeron efectos negativos en el cultivar a largo plazo.

Mario Rodríguez y Daniza Morales, investigadores de la Universidad Católica de Temuco, evaluaron el crecimiento de arándanos de 7 años en Collipulli de la variedad brigitta. Aquí se observaron diferencias en el calibre exportable sobre 10 mm, donde todos los tratamientos con malla fueron superiores al control con un 93% de frutos alcanzando este calibre.

Investigaciones realizadas por el equipo liderado por Jorge Retamal-Salgado, determinó que las mallas disminuyeran la temperatura del suelo entre 1 y 3°C, mientras que produjeron un aumento de las temperaturas mínimas de entre 1 y 6°C. Esto contribuye a promover el desarrollo y cuajado del fruto, así como prevenir el daño por temperaturas especialmente bajas.

Su uso también puede extenderse para la protección de los cultivos contra factores climáticos peligrosos como vientos fuertes o granizo e incluso como una defensa contra pájaros, murciélagos de fruta o insectos.

ventas@protekta.cl
consultas@fadonel.cl
contacto@hidrosistemas.cl
ventas@filmamerica.cl